Conectarse

Recuperar mi contraseña

sarasaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa sarasaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa sarasaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
Últimos temas
» One day too late {THE VAMPIRE DIARIES} {NUEVO# Se necesita gente (:
Sáb Jul 30, 2011 9:52 am por Invitado

» X- Men Lazos de Sangre - Sobre Afiliación Elite
Lun Jul 25, 2011 5:10 pm por Invitado

» The Last Fight [~] NUEVO [~] Normal
Mar Jul 19, 2011 12:00 pm por Invitado

» Tempore Dicam[Foro Nuevo][Confirmación Normal][Pj Canon libres]
Sáb Jul 16, 2011 8:08 am por Invitado

» Bittersweet Pleasure {Normal}
Vie Jul 08, 2011 10:05 am por Invitado

» Lose my Life { or lose my love } { The Vampire Diaries RPG } { ¡FORO NUEVO! } { Afiliación Normal }
Lun Jul 04, 2011 3:28 am por Invitado

» Abyss Babylon (Elite)
Mar Jun 28, 2011 10:19 am por Invitado

» Dráckamont [Foro de Rol fantástico]
Mar Jun 28, 2011 4:01 am por Invitado

» Souls Never Die {#} {Recién Abierto; ELITE} {Confirmación}
Dom Jun 26, 2011 11:23 am por Invitado

sarasaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa sarasaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 23 el Jue Ene 15, 2015 3:06 pm.
sarasaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa sarasaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa Acle City: Underneath Suspicions

Entrar por el Hangar no es lo mio (LIBRE)

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Entrar por el Hangar no es lo mio (LIBRE)

Mensaje por Richard Von Rothschild el Dom Mayo 08, 2011 8:29 am

Adeleim atravesaba a una velocidad de MACHT4 la nave ni se inmutaba, y dentro de ella, los estabilizadores instalados la hacian maniobrar tan normal mientras mantenía mi estancia en el taller arreglando la batería de condensadores del motor auxiliar que en esos momentos se encontraba desactivado, como no iba a netrar en batalla no me harían falta hasta que tuviese quizás que alcanzar más velocidad. Mi objetivo estaba cerca, había estado en la estratosfera varado allí un par de horas haciendo maniuobras y pruebas d elos nuevos escudos de la nave, con naves espía con armamentopero los escudos habían fallado en esa zona y se había cargado los sistemas del motor, nada grave... solo una sobretensión derivada del sistema de escudos. Al terminar de arreglarlos coloqué la batería tan normal y me dirigí al taller de nuevo.

En ese instante el holograma de Adeleim apareció mirándome con su rostro sereno pero con los brazos cruzados negando con la cabeza y medio enfadada, odiaba que la desguazara auqneu fuese para repararla. Sobre todo si estábamos en el aire:

¡RICHARD! Mueve el culo... llegamos al omnipotent-dijo esta y luego desapareció, una sonrisa se esbozó en mi rostro y me levanté para dirigir las maniobras para atracar en los hangares.

Al llegar al puente miré los instumentos, los sensores indicaban la aproximación de la nave al edificio, en ese instante miré la cristalera del salón de actos mientras escuchaba unas palabras por el comunicador holográfico de las que no pude pasar:

General... le pido por favor que aminore, hay demasiado tráfico aereo, y los hangares estan llenos, no puede aterrizar-me dijo este mientras yo mirraba al holograma de Adeleim, esta se encogió de hombros y sonrio a mi par mientras preparaba los sistemas para un complejo aterrizaje, o mejor dicho. me bajaría yo solo y no en los hangares... tenía que probar los sistemas.

Richard... confio en ti pero hazme algo y conocerás lo que es una nave cabreada-me dijo esta a modo de amenaza aunque se le veia tranquilo.

Limitate a pasar el control, manual, vale ya lo hice yo, ahora confía en mi... o apagate y enciendete dentro de 30 segundos, necesitaré hablar contigo-dije despectivo mientras Adeleim se mantenía en el lugar tal y como yo supuse.

En ese instante al kilómetro de distancia aminoré la velocidad progresivamente, apra que me dejara ver llegar, a la vez que activava los p`ropulsores delanteros frenandome casi en seco pero llegando hasta los ventanales de la sala de juntas, pero antes de colisionar, active los prpoulsores de babor girando la nave 180º y rompiendo los ventanales con la cola de la nave y abriendo la compuerta de carga que estaba 400 metros mas atrás de donde yo estaba. Adeleim parecía tranquila, no había roto nada, tan solo había probado los motores dañados y le habia gustado:

Bien Adeleim, sobrevuela la zona... si ves a algun pringado que lleve combustible pidele que te llenen en vuelo y ale da vueltecitas hasta que haya sitio en los hangares, entonces aterriza a mi me espera un día movidito-dije mientras me levantaba de de mi sillón y me dirigía hacia la cola donde bajé de un salto viendo el desastre y notando como la limpieza venia a recoger mientras adelem cerraba las compuertas y salía volando en solitario-Mirad el lado bueno... si la presidenta se mosquea... hoy sera conmigo

Tras eso me dirigí a los ordenadores de la sala donde me puse a leer el acta de la reunion celebrada una hora antes... yo debería haber estado, pero en la estratosfera, liado no me acordé de ir, por loq ue ahora debía releer, y leer era incluso mas tostón que estar presente... estar presente te daba la oportunidad de meterte con los superiores.
avatar
Richard Von Rothschild
Militares NN.UU.

Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar por el Hangar no es lo mio (LIBRE)

Mensaje por Georgina Steensen el Lun Mayo 09, 2011 5:59 am

La Reunión había sido una puta mierda, una de esas reuniones aburridas y eternas a las que había tenido que asistir porque no podía salir de maniobras. Era casi como el antecedente de lo que me ocurriría si terminaba en oficinas y la verdad es que no me hacía ni puta gracia, si eso ocurría estaba segura de que terminaría largándome y metiéndome en cualquier otro lugar… ¿A quién cojones quería engañar? El mundo militar era lo mío, había luchado con dientes y uñas hasta que había conseguido que mi familia lo aceptara. Me habían costado miles de enfrentamientos con mis padres y finalmente había conseguido entrar en la Academia. Sabía que Rayner me había echado un cable, de la misma manera que yo le había echado un cable cuando él no siguió los pasos de nuestros padres para convertirse en abogado y había decidido que era mucho mejor dedicarse a la medicina. A veces creía que lo había hecho ya no tanto por su accidente, sino por la cantidad de veces que me había tenido que limpiar una herida a lo largo de los años.

Había sido de las últimas en salir, cualquiera hubiera dicho que habría salido escopetada en cuanto se hubiera terminado, pero la verdad es que no estaba de humor para los corrillos que muchas veces se formaban. Andaba por los pasillos con las manos en los bolsillos y el gesto serio, el ceño ligeramente fruncido. La situación parecía que se encontraba en un punto muerto. Ni la Unión ni el Imperio parecían dispuestas a dar un paso, al menos no un paso directo, y sin un paso de esas características estábamos atados de pies y manos. Había agradecido el destino pensando que tendría acción, acción de verdad, pero al final todo estaba volviéndose de una rutina que comenzaba a sacarme de mis casillas. No era una persona paciente, ni tampoco dispuesta a quedarme sentada en un rincón esperando a que los acontecimientos aparecieran.

Estaba en esos pensamientos cuando un enorme estruendo provocó que alzara la cabeza y que con rapidez me dirigiera hacia el lugar de donde había venido. Venía de la sala de Reuniones. ¿Había sido un ataque? ¿Tan pronto llegarían las respuestas a mis pensamientos? Cuando vi que la seguridad se dispersaba, a pesar de que yo había echado mano rápidamente a mi arma reglamentaria, no pude evitar un bufido de disgusto. No parecía nada grave, al menos no lo suficientemente grave.

Cuando entré en la sala me encontré con el General ocupado en un ordenador, hice una mueca al ver el destrozo de los ventanales y la respuesta llegó rápidamente a mi mente: lo había vuelto a hacer. A veces creía que sentía la necesidad de destrozar lo que tenía a su alrededor, demostrando así lo loco que estaba. La limpieza comenzó a recoger los destrozos mientras que me acerqué hasta donde se encontraba consultando los ordenadores guardando el arma en su lugar.

Rothschild—comenté poniéndome a su altura con gesto tranquilo, llamándole por su apellido como solía hacer siempre. A pesar de la confianza que tuviéramos, la verdad es que era un superior. En mi rostro, difuminado ya, pero aun presente, estaba el rastro del enfrentamiento que había tenido con Alex unos días atrás.— ¿Hacía falta este destrozo?

_________________
avatar
Georgina Steensen
Militares NN.UU.

Mensajes : 213
Fecha de inscripción : 22/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar por el Hangar no es lo mio (LIBRE)

Mensaje por Richard Von Rothschild el Lun Mayo 09, 2011 7:20 am

Mi mirada pasaba cada linea de aquellos informes con celeridad, mostrando poco interés. Me alegraba de habermela saltado, era un tostón, casi todo era para verificar el estado de los sistemas del Omnipotent y algunos puntos para ver los informes negativos de alguno de mis hombres… vaya algunos habían vuelto a meterse en lios con bastante regularidad, a veces me preguntaba si debía ser duro con ellos o tan solo seguir regañandoles a modo de sarcasmos y dejar que sus culos inquietos y con ganas de batalla se hiciera vigente… era lo que tenía un montón de compañeros llenos de ganas pero sin poder… el tiempo libre era lo que tenía.

En esos instantes, entró alguin que me resultó grato ver, vaya, la Rubita Machora como yo la llamaba o Georgina como se llamaba realmente, aunque me era simpático ver como con el primer apodo no se enfadaba y en cambio como Georgina si, una mente prodigiosa, inquieta y con ganas de destrozar naves enemigas. Yo me mantuve leyendo levemente esos informes, y llegué a los de ella ampliando la letra hasta que se viese el nombre de ella en la pantalla como indirecta de que deseaba llamarla así pero que obviamente no iba a hacerlo si no quería ganarme una golpiza por su parte, aunque sabía defenderme, tenía malas pulgas y sus golpes eran contundentes y únicos… te soltaba uno y te dejaba un ratito KO sobre todo si era yo.

Giré mi asiento y me levanté con una sonrisa de esas picarescas que yo mostraba siempre con agrado, junté las lemas de mis dedos y di vultas alrededor de ella como si fuese mi presa, me había percatado de que había soltado su arma, puesto que aun estaba colocandole el botón que impedía que se cayese accidentalmente, percatándome de ello me coloqué a su espalda colocando mis manos sobre sus hombros y hablando en su oido:

La rubita machorra-dije para luego intentar tomar su cabeza y girarla hacia la pantalla del ordenador para que viese obligadamente su verdadero nombre, sonreí de forma picarona y la solté moviendme de nuevo haciendo una mueca cómica de loco y hablando de nuevo-¿Hace falta que tu te metas en lios cada vez que te saco de uno?

Con esas palabras abri mis labios dejano ver una sonrisa dentada, mis dientes blancos se asomaron y le solté un intento de mordisco que sonó al chocar mis dientes APRA luego proseguir mi charla:

La verdad es que no tuve mas remedio… no había sitio en los hangares… que pena… y no tenía ganas de acoplar la nave a esta… a Adeleim no le va el sexo con Palacios-comenté de forma tranquila esbozando una sonrisa y exagerando gestos y palabras. Siempre tan excéntrico.
avatar
Richard Von Rothschild
Militares NN.UU.

Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar por el Hangar no es lo mio (LIBRE)

Mensaje por Georgina Steensen el Lun Mayo 09, 2011 7:58 am

Tenía que armarme de paciencia siempre que el General estaba a mi alrededor, con mi forma de ser lo extraño es que no le hubiera metido algún guantazo bien dado. Fruncí el ceño mientras veía el nombre en mi pantalla, parecía un cartel de esos que parpadeaban. Cómo odiaba ese nombre. Georgina. Joder, podrían haberme llamado de otra manera, pero no, tenían que haberlo hecho así. Mira que había nombres bonitos y nórdicos, joder, mi hermano se llamaba Rayner, en cambio yo me había quedado con el peor de todos ellos. No le di un codazo de milagro, porque se había apartado, cuando se puso detrás de mí. También me controlé porque aunque no me importaba nada el utilizar mis puños, en situaciones como aquella en las que tenía delante a un superior tenía que controlar mi mal genio.

Vale, Alex era mi superior y no había sido precisamente diplomática la última vez que nos habíamos visto. Había sido de todo menos una persona racional y tranquila. ¿Racional y tranquila? De verdad que en ocasiones podía serlo, pero me había pinchado hasta que había saltado, siempre era mejor no hacerlo cuando estaba del mal humor, y en aquel momento lo había estado y mucho. Me giré en redondo para enfrentarme a él, viéndolo directamente. No me gustaba demasiado eso de tener a una persona rondando a mis espaldas, me ponía nerviosa, conseguía que me volviera irascible y terminaba todo como el rosario de la aurora. No, era mejor tenerlo cara a cara aunque en ocasiones con sus gestos consiguiera sacarme de quicio.

Es mi forma de indicarte que te echo de menos.—respondí en el acto, claramente bromeando a pesar de que mi rostro se mantuviera serio como era costumbre en mí. Arqueé las cejas ante su gesto de intento de mordisco. Jamás entendería cómo alguien tan excéntrico como él podía ser uno de los mejores jefes que tenía.

Estaba loco, como una regadera, volaba de una forma que a Mathews estaba segura que se le ponía los pelos como escarpia, pero era bueno en lo que hacía. Por eso, solo por eso —y porque me había sacado las castañas del fuego en más de una ocasión—, se merecía mi respeto. A cualquier otro le hubiera mandado rápidamente a tomar por culo, rápidamente y sin remordimientos, pero él era único, especial, por no decir que era la persona más extraña que había conocido. Cualquiera diría que nos deberíamos odiar, la verdad es que si tenía que ser sincera lo hacía en ocasiones, pero por regla general cuando se ponía pesado decidía ignorarlo.

Algo que se me daba francamente bien.

Hay bastante movimiento, me imagino que los novatos estarán volviendo de las prácticas y han salido de maniobras otra vez.—en mi voz se reflejó por un momento lo molesta que estaba por no poder volar. Tres putas semanas, joder, ni que hubiera matado a alguien. Al menos una ya estaba llegando a su fin.

Sí, era un poco triste, pero marcaba en mi calendario cada día que pasaba, un día que terminaba era uno que estaba más cerca de volver a estar en los aires.

_________________
avatar
Georgina Steensen
Militares NN.UU.

Mensajes : 213
Fecha de inscripción : 22/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar por el Hangar no es lo mio (LIBRE)

Mensaje por Richard Von Rothschild el Lun Mayo 09, 2011 3:56 pm

Mantuve mi excentricidad en todo su explender, mi mirada viajaba de ariba a abajo pasano por su cuerpo, yo era un mujeriego y siendo como tal veia a la chica como tal, quizáspareciese machorra en su forma de comportarse, pero su cuerpo indicba lo contrario aunque estuviese disfrazada con el tuendo militar, que incluso yo a veces me negaba a ponerme llevando mis típicos atuendos horteras siendo en aquella ocasión una de esas veces.

Me guié hasta quedarme de lateral, abriendo mi camisa hawaiana dejando ver una camisa de tirantas sobre mi no tan descomnal ni muy musculado cuerpo, pero fibroso y capaz de hacer pupa... mis pantalones, eran unos pantalones largos de rayas moradas y algunas rayas pequeñas naranjas, dándome un aspecto de payaso total, pero sin llegar a serlo. Quién me conociese sabria que tras toda esa sartas de idioteces había un hombre que pensaba:

Uuuuuuaaaaaasiii queeee... me hechas de meno-obviamente le seguía la broma, aunque como hombre quizas le pidiese algún dia acostarme con ella, quien sabe si me lo concedería o me mandaría a tomar por culo como a la mayoría, aunque visto de este modo quizás molara o quizás no quin sabría.

Me quedé pensativo unos instantes miré a la chica a los ojos momntaneamente con ojos sádicos y llenos de locura, para dirigirme al ordenador y ponerme a teclear como si se acabase el mundo, en ese istante apareció el listado de personas que estaban llegando a la ciudad lotante... aquello era más gordo de lo que yo pensaba, mi compañera estaba equivocada, los novatos siempre se dirigían al monte mesa lo que le hizo ganar un poco de burla:

¿Sabes?... Tantas hormonas masculinas te nubla el cerebro... lee... son políticos... concuerda con el informe de la reunión... ultimando preparativos de seguidad... claro... era hoy por eso yo pase-yo sabía que había reunión política pero a mi esas cosas me las pasaba por el forro... como todo lo político. Yo era un miliar... protegía y defendía mis valores con mi sangre... no alos mentirosos que hacían que esto fuese a mal.
avatar
Richard Von Rothschild
Militares NN.UU.

Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar por el Hangar no es lo mio (LIBRE)

Mensaje por Georgina Steensen el Lun Mayo 09, 2011 11:24 pm

Definitivamente nadie se hubiera imaginado, viendo su forma de vestir, que se trataba de un General de las Naciones Unidas. En cierta forma jugaba con esa ventaja. ¿Quién pensaría que ese tipo estrambótico era uno de los hombres más importantes de NN.UU.? ¿Y uno de los más inteligentes? Pasaría por un loco o por un bufón, pero no por un militar ni por uno de los ingenieros más importantes que había en las Naciones. Es más, como ingeniera aeroespacial había tenido que estudiar parte de sus trabajos y era otro de los aspectos por los que le respetaba, porque debajo de toda esa fachada, había alguien que pensaba. Y ese era también uno de los motivos por los que buscaba la paciencia donde no estaba la mayor parte de las ocasiones y, de esa forma, no estrellarle un puño en mitad de la nariz.

Negué con suavidad ante su forma de comportarse, me había terminado por acostumbrar, pero era cierto que en el principio había estado a punto de meterme en más de algún problema porque no entendía su forma de ser ni por qué había conseguido el puesto que tenía. Todo se había terminado aclarando después de una de las misiones de maniobra, había visto cómo él y su nave nos habían salvado el culo, había visto cómo volaba, las maniobras que hacía en el aire, la forma que tenía de guiar a sus hombres que, aunque podría pensar que formaba algún tipo de vínculo emocional que algunos consideraban excesivamente cercano, lo cierto es que nos manipulaba a todos como quería para que fuéramos hacia donde deseaba. Era permisivo cuando no se estaba en el aire, en el momento en el que volábamos éramos una formación y, como tal, nos teníamos que comportar.

Aunque a veces me gustaría estrellarle la cabeza contra los mandos cuando comenzaba con sus locuras por la radio. Era otro de los muchos motivos por los que me sacaba de quicio. Buscaba descentrarme cuando estaba volando y el cariño que tenía por Hawk me impedía tomarme sus bromas por el lado gracioso. No era la primera vez que había gritado que se callara, no podía silenciarlo por ser quién era, pero en muchas ocasiones me habían dado ganas.

Como si no lo supieras.

Ahí estaba otro de esos comportamientos y de miradas que provocaba que se me erizara todo el bello del cuerpo. Me moví hacia delante para ver qué estaba haciendo y cuando apareció el listado de personas que estaban llegando a la ciudad chasqueé la lengua incómoda. No, no era el mejor momento, ni tampoco eran las personas que más hubiera deseado ver. Fruncí el ceño mientras reconocía algunos de los nombres que aparecían. Que mi padre fuera miembro del gobierno de las Naciones Unidas solo hacía que todo aquello me diera más urticaria todavía. Había vivido en un hogar donde había aspiraciones políticas y eso significaba demasiadas fotos, demasiados comportamientos predefinidos, demasiadas fiestas y tonterías similares.

Estuve en la reunión, bueno, en una reunión, pero es verdad…—me incliné hacia delante para mirar el listado que se abría delante de mí. — Demasiados políticos, como si tuviéramos pocos, parece que se va a hacer algún tipo de junta, ahora entiendo el aumento de seguridad. Al final igual no es tan aburrido el no poder volar durante otras dos semanas.

Vale, dedicarme a la seguridad no es que me apasionara, el tener que tratar con personas que tenían los egos por las nubes y que consideraban que los militares teníamos que lamerles los pies porque ellos eran el gobierno civil y bla bla bla, a la mierda con todos. Di un paso hacia atrás, alejándome del ordenador y me crucé de brazos con el ceño fruncido mirando la pantalla como si fuera mi enemigo número uno en ese momento.

_________________
avatar
Georgina Steensen
Militares NN.UU.

Mensajes : 213
Fecha de inscripción : 22/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar por el Hangar no es lo mio (LIBRE)

Mensaje por Richard Von Rothschild el Mar Mayo 10, 2011 8:12 am

Mantuve mi mirada en ella, sonriendo levemente con ese aire de locura vespertina que mantenía latente, saqué la lengua y la repase por mis labios, mojándolos y humedeciendolos con tranquilidad relativa y rascándome la nuca de una forma pensativa intentando escrudiñar lo que esta pensaba, no era fácil ni lo iba a saber jamás, tampoco era que me importase demasiado, aquella mujer, la adoraba, era una de las mejores pilotos de mi escuadra, si no adquería rango obviamnete era por sus peleas tan seguidas, pero de seguroq ue pronto subiría... yo podría haber subido a comandante... peero... estar encerrado en un sitio, no me gustaba jamás, me gustaba la acción el fragor de la batalla, dar por saco a los superiores, y si era comandante apenas tendría superiores.

Tras eso me acerqué a ella, así que me echaba de menos... uuu que cariñosa era la machorraa, mis cejas se comenzaron a mover en plan sensual y le lancé un empalagoso bessito dejando una cara cómica mas que sensual, para luego coger su rostro y hacer el amago de besarla pero retirar la cara y saltar a su lateral con un gracil salto mientras mis ojos se volvían de nyuevo con una locra sádica y comenzaba a olisquear el ambiente como si hubiese algo raro en el, obviamente no lo había, pero que mas daba eso... estaba imparable... era el mejor... y quizás pudiese ligarmela:

Vaaaya... sabes que si quieres acostarte conmigo... solo tienes que pedirlo...-dije a su lateral despues dando dos zancadas leves y colocandome en su otro costado-Aun así me duele que no pienses en mi cuando piensas en tios macizorros...

Yo sabía que no lo era, tampoco quería hacerlo pero era egocéntrico, algo tenía que decir, no iba a dejar esa frase sin una contestación que pudiese sacar a relucir o sus encantos femeninos o sus encantos masculinos... auqnue también podría pasar del comentario auqnue conociendola, lo contestaría de una forma u otra.

Tras eso me mantuve tras de ella, mirando el ordenador con los brazos cruzados y poniendo cara de pena haciendo que iba a llorar,e s mas llené mis ojos de lágrimas falsas y comencé a respirar fuerte como si me sonase para dentro los mocos... aquello era humillante, mi hangar lleno de naves sin ninguna categoría, y una de mis mejores oficiales con un despiste de no te menees:

¡NOOOOO!... me han quitado mi plaza de garaajeee... ¿te apuntas a lanzar las naves al vacio?-dije de forma divertida mientras sonreia de forma picarona y encendía el holograma, obviamente no iba a hacer nada pero Adeleím apareció con cara tranquila enarcando las cejas, su forma de preguntar que quería-Oye Azulada Aterriza... y provoca los mayores destrozos posibles... son naves políticas... sin armamentos ni nada pero mantén los escudos subidos... no significa que no tengan escolta

Adeleim dibujó una sonrisa Sádica a la vez que parecía enfadada y como siempre volvió a chillarme pero esta vez apareció ñla nave frente al ventanal con una amenaza notoria:

VUELVE A DECIRME AZULONA Y REVIENTO LA SALA A MISILES... O MEJOR TE ELECTROCUTO CON LOS IMPULSORES ELECTROMAGNETICOS... ¡CABRON!-tras eso y que yo exageradamente, hubiese tirado el mueble bar donde habian bebidas y escondido detras, esta prosiguió hablando antes de desaparecer de nuestra vista-Tu idea lo compensa... allá iré
avatar
Richard Von Rothschild
Militares NN.UU.

Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar por el Hangar no es lo mio (LIBRE)

Mensaje por Georgina Steensen el Mar Mayo 10, 2011 11:23 pm

A cualquier otro le hubiera metido tal puñetazo en la cara que se le hubiera vuelto del revés, pero en parte me hacían gracia aquellas provocaciones. A pesar de que pudiera ser considerada una persona seria, que lo era, lo cierto es que el General provocaba dos cosas en mi: desesperación y diversión. Podía sacarme de mis casillas, la opción más normal, pero también podía provocar que una media sonrisa apareciera en mi rostro. Desvié el rostro ante su gesto de darme un beso, una cosa es que me divirtiera, otra muy distinta que lo aceptara. No era mi tipo, por diversas razones: desde su puesto como oficial superior hasta su forma de ser. No, no buscaba una relación estable, pero casi me le podía imaginar en ropa interior y estaba casi segura de que llevaría calzoncillos con dibujos de alguna serie de dibujos animados… estaba casi casi dispuesta a poner la mano en el fuego para que fuera así.

Sabes que nuestro amor es imposible, que sería más una tragedia que una comedia o quizá nos quedaríamos en una tragicomedia.—contesté con una media sonrisa mientras le miraba, negando para mí.

Era imposible, de verdad que lo era. Su excentricidad habría provocado que terminara haciendo un asesinato, estaba segura de ello. Era mejor tomárselo a broma, en asuntos como aquel estaba segura de que en realidad no hablaba nunca en serio. Él lo dejaba caer, tentaba, pinchaba, presionaba hasta que la otra persona o saltaba o le ignoraba. Al principio del todo yo era de las primeras, había tenido roces con prácticamente todos los oficiales. A pesar de que me gustara el mundo militar y mucho, me costaba seguir unas ordenes prefijadas de personas que en su mayor parte no se habían ganado mi respeto. Era una persona tan diferente a mí que hacía que mi carácter fluyera a la superficie demasiado fácilmente. Negué brevemente ante su comentario mientras el ceño se mantenía fruncido y los brazos cruzados delante de mi pecho. Aquello no era bueno, no era nada nada bueno.

No me importaría, pero si lo hacemos juntos ¿quién me sacaría del calabozo? No me apetece nada de nada estar metida en el calabozo o que me manden a oficinas… aunque siempre lo podríamos hacer cuando no hubiera nadie presente, quizá por la noche.

Aunque su solución era mucho mejor. Una risa divertida apareció burbujeando desde mi interior cuando Adeleim apareció. La IA era una de las mejores cosas que había hecho en su vida. Observé a la figura femenina con atención mientras intentaba contener una risa, me mantuve seria porque era lo que debería hacer, lo que en cierta manera se esperaba de mí. No es que hiciera siempre lo que esperaban que hiciera, pero en ese momento con una nave que podría reducirnos a cenizas era mejor no cabrearla.

¿Alguna vez has pensado en darle una hermana pequeña? Estoy segura de que a muchos les encantaría tener una de ellas… aunque me parece que la preferirían con un carácter más dulce.—comenté una vez que se había ido, no era buena idea hacer aquellos comentarios delante de una nave que podría freírnos si se mosqueaba.

_________________
avatar
Georgina Steensen
Militares NN.UU.

Mensajes : 213
Fecha de inscripción : 22/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar por el Hangar no es lo mio (LIBRE)

Mensaje por Richard Von Rothschild el Miér Mayo 11, 2011 2:56 am

Mi mirada se mantuvo hacia Georgina de forma tranquila pero con ese aire excéntrico que siempre predominaba en mí, recordaba cuando la chica había entrado en el ejército, una verdadera joya, yo mismo había visto su graduación, había sido algo bastante espectacular de ver, puesto que a la chica a pesar de ser muy buena pilotando ella y la cadena de mando no se llevaban lo suficientemente bien, pero por suerte para todos, conseguí aplacarla, mi forma de ser tan especial hacía que las personas o no me tuviesen en serio o vieran realmente lo que había detrás.. y esta chica era de las segundas personas. Puse cara de terror, me hice el deprimido y alcé los brazos con fuerza como si maldijese algo, no podría creerme lo que estaba escuchando:

Noooooooooo…. Me estas rechazando…. Yo solo te estaba pidiendo que nos acostáramos juntos…-dije volviendo a mi estado “normal” y mirando a la chica directamente a los ojos y con el dedo índice dando varios toques en su nariz riendo a carcajada tendida por su amago para no besarme-Yo te estaba ofreciendo acostarnos… so burra. El beso no te lo iba adar

Y el burro era yo que tenía menos tacto que el aire, de todos modos como siempre estaba de broma, la verdad que a mi me gustaba el sexo sin compromiso, para mi era una diversión mas y me gustaba dejar claras las cosas, yo iba a lo que iba, y si se quería atar… obviamente le iba a decir que no, aunque no estaba cerrado a esa última posibilidad si la chica me gustase de verdad, era sensato en ese tema, diversión como tal peero sin un compromiso cuando no de los dos estaban desacuerdo, odiaban cuando a las chicas se les daba el tema y aunque se les avisara seguían queriendo algo mas… sabía que Georgina no era así, y aun asi me dejaba la posibilidad, me dejaba e el aire tenía que averiguar si era un farol o no puesto que yo… si quería:

Ser tu jefe no es impedimento… el sexo es algo necesario, aunque s… necesitamos discreción ¿Sabes? La mayor de las ideas es esta… tu me sigues en tu nave, la metes luego en mi compartimento de carga y nos vamos a la estratosfera… no veas lo bien que se hace con las estre…

En ese instante comenzaron asonar todas las alarmas, los soldados comenzaron amoverse en dirección… ¿los ganares?... si gritaban que algo había pasado en los hangares. Guay si hubia ese pasado en otro lugar me hubiese extrañado pero en los hangares sabía que era Adeleim así que retrocedí y me fui al panel del holograma, con unos códigos que tenía vi la holocamaras de los Hangares… Bh no era para tanto… Adeleim había entrado con un aterrizaje perfecto, pero claro en su movida había embestido todas las neves pequeñas que habían alli y estaban muchas de ellas amontonadas sobre otras:

¿Tras ver esto quieres que le haga una hermana pequeña?... ¿O es que tu quieres una IA?... tendría que programar y programar… Adeleim me llevó hacerla todo el año que me llevé con el proyecto… de dia me liaba con la nave y sistemas y de noche sacaba 3 o 4 horas antes de dormir para programarla… aunque claro… tengo el programa patrón… podría tardar una semana-dije esbozando una sonrisa triunfal de esas que ponía cuando algo se me daba de una forma brutal
avatar
Richard Von Rothschild
Militares NN.UU.

Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar por el Hangar no es lo mio (LIBRE)

Mensaje por Georgina Steensen el Miér Mayo 11, 2011 8:31 am

Negué una vez más mientras escuchaba sus palabras mientras que Adeleim desaparecía. Era un hombre imposible en la mayor parte de las ocasiones. Aunque era inteligente, debajo de toda esa fachada de bufón, no era mi tipo. Reprimí una sonrisa divertida porque lo que menos quería era alentarle, que las bromas estaban muy bien, pero podían ser malinterpretadas. Me tomaba bastante en serio mi vida sentimental… o la carencia de ella. Era cierto algo que decía: el sexo era fundamental en el ser humano. No era una de esas mojigatas que andaban por ahí, tampoco era una calientapollas que en cuanto les tenían a tono desaparecían del mapa, si aceptaba algo, iba hasta el final.

Ese doble rasero moral que muchas veces se encontraba no iba conmigo. Los hombres lo habían hecho durante siglos, las mujeres si hacían lo mismo eran tratadas de putas y fáciles. Yo había demostrado que no era ni una cosa ni la otra. No lo hacía por demostrar nada, simplemente porque era así como pensaba y como actuaba. Mi madre incluso me había llegado a decir que comportándome de esa manera —era difícil que mi vida sexual no fuera tema de conversación en una comida familiar de los Stenseen sobre todo cuando era más chavala— solo sería tratada como una cualquiera y que conseguiría que no me respetaran.

Adoraba a mi madre, pero en ese tema estaba completamente en desacuerdo.

Un buen plan, pero voy a tener que negarme…—no me dio tiempo a contestar mal, en ese momento apareció la imagen de lo que pasaba en los hangares y me moví hacia delante observando con curiosidad. Adeleim había armado una buena, eso estaba seguro. Reí divertida observando el ir y venir de los ingenieros. —Joder, Mathews va a estar insoportable el resto de la semana, se me va a joder la salida del viernes.

La ingeniera jefe se tomaba muy en serio todo su trabajo, como no podía ser de otra manera, y todo aquello estaba segura de que iba a provocar que echara humo por la cabeza. Me la podía imaginar, era capaz de ir al General y golpearle con una llave en la cabeza. Es más, si había visto lo que había ocurrido, que seguramente había sido así, no me extrañaría que estuviera en ese momento buscándolo para atizarle con una… o al menos apuntándoselo en la cabeza para cuando lo viera hacerlo. Era un puto genio, era ágil con la cabeza y con la mente, estaba segura de que ambos se llevarían bien… si no se mataban antes de que la conversación terminara.

Prefiero pilotar por mí misma, si te soy sincera, pero creo que te podrías ganar una pasta gansa si lo patentaras, sobre todo con gente que no tiene demasiada idea, pero que le gusta volar.—respondí apartando la mirada del holograma para fijarla en Richard. —Además no creo que tuviera la paciencia suficiente como para tener a alguien mangoneándome mientras estuviera volando.

Había sido un comentario hecho en broma, divertida, mientras le miraba bajando las manos para meterlas en los bolsillos de los pantalones militares que llevaba mientras una media sonrisa aparecía en mis labios durante un breve instante. No era muy dada a las sonrisas aunque el General conseguía lo imposible siempre conmigo.

_________________
avatar
Georgina Steensen
Militares NN.UU.

Mensajes : 213
Fecha de inscripción : 22/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar por el Hangar no es lo mio (LIBRE)

Mensaje por Richard Von Rothschild el Miér Mayo 11, 2011 9:51 pm

Ella negó con la cabeza, mas acepté lo que venía, bueno ella había dicho que no, no la iba a odiar por eso es mas agradecía que lo hiciese, me gustaba la gente sincera, aunque todo el mundo mentía yo también, pero quizás siempre mentía de una forma retórica, quizás fuese mi forma de ser, mentía inteligentemente, daba opciones mas que mentía, podía decir una cosa, fuese mentira o verdad y después comentar varias opciones mas, era así de raro, daba opciones y dejaba en el aire las cosas, como si dejase que el otro se comiese la cabeza para deducir alguna chorrada… aunque a veces eran cosas que hacían comerse la cabeza de una forma bastante extraña… a veces se extrañaban de que diese ideas tan inteligentes… ¿Qué pasaba? ¿Los locos no pensábamos? ¿Estábamos locos o que?

Me quedé pensativo unos instantes, cuando me ponía pensativo mi rostro adquiría algo mas de seriedad aunque siempre con una sonrisa pícara y excéntrica en el rostro, estaba mirando los destrozos de Adeleim mientras la chica había hablado negándome el sexo educadamente y cortado para hablar sobre lo que estaba ocurriendo, escuché sobre lo de Mathews. Eleanor… si la ingeniera jefe, nos caíamos bien, bueno tampoco había hablado mucho con ella, lo que si le jodía es que me metiese en su trabajo… más de una vez intentaba darle sugerencias y ella las evadía:

Bueeno he de decirte que Eleanor… es una chica comprensiva y agradable cuando está enfadada-Dije de forma retórica exagerando movimientos, obviamente no era así- Aunque lo mínimo que me hará será buscarme e intentar pegarme… por suerte para mi se defenderme lo suficientemente bien como para evitar que al menos acabe con mi vida.

No había nadie más seria que ella, al menos en lo que trabajo se refería, Eleanor no me la tenía jurada, o si, le molestaba cuando yo alguna vez había quedado encima en algún arreglo, aunque normalmente ella sabía solventarlos todos y yo tan solo le daba alguna indicación de cómo poder arreglarlo más rápidamente… pero su orgullo a veces hacía que perdiese los estribos y terminara lanzándome alguna llave inglesa o cualquier cosa a la cabeza, por suerte yo siempre tan alerta lo esquivaba de las formas mas raras.

Volviendo al tema de la IA, me encogí de hombros, a mi me gustaba pilotar por mi mismo, y con Adeleim lo hacía pero pilotaba una nave de 400 metros de eslora, cosa que me hacía tener más habitaciones incluso mi propio tallercito donde arreglaba cosas por lo que Adeleim me ayudaba a ello, nunca la desactivaba pero si desactivaba su control sobre los sistemas de control motriz de la nave en ocasiones, sobre todo en batallas:

Adeleim tiene un sistema SCADA, puedo controlar todos los sistemas desde ese SCADA y decirle al sistema a que puede acceder Adeleim y a que no, normalmente le doy control total, pero en combate pongo en control manual la nave-dije exagerando movimientos como si estuviese en una clase o algo, siempre con una sonrisa de orgullo y aun sentado frente al holograma del destrozo-También puedo cortar su acceso por control eléctrico… pero eso evitaría que pudiese controlar a Adeleim por este cacharrote que tengo.

Le enseñé mi muñeca en el que había un brazalete de pequeñas dimensiones en el que se elevó una pantalla táctil en el que aparecía varios sistemas de la nave en tiempo real, escudos, Sistemas controlados por Adeleim, estaban todos en verde en ese instante. También había un sistema que hacía aparecer llamadas holográficas y algunos botones con lo que conmutaba en el sistema operativo el control de la nave y otros programas.
avatar
Richard Von Rothschild
Militares NN.UU.

Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar por el Hangar no es lo mio (LIBRE)

Mensaje por Georgina Steensen el Miér Mayo 11, 2011 10:40 pm

Arqueé las cejas en un gesto interrogativo al escuchar sus palabras mientras una sutil y ligera media sonrisa aparecía en mis labios durante apenas unos instantes. El General hacía ese tipo de afirmaciones día sí y día también, tenía un sentido del humor mas bien retorcido que no todo el mundo terminaba de entender ni de comprender. Era un sentido del humor donde se mezclaba la ironía con el sarcasmo y el cinismo, dicho de tal forma que parecía más una broma, pero que en gran medida guardaba una gran verdad. Era cierto que no le había visto hasta el momento enfadado y había algo en él que me decía que era mejor dejarlo estar, que era mejor no presionar demasiado para descubrirlo. Observé cuando se puso serio, ladeando brevemente el rostro en un gesto inconsciente mientras bajaba los brazos y metía las manos en los bolsillos del pantalón militar.

Tiene un carácter de mil demonios pero por eso me cae bien.—contesté, encogiéndome suavemente de hombros.— Y tiene que tenerlo considerando que la mayor parte de la gente la considera demasiado joven para el puesto que tiene, sin darse cuenta de que lo ha conseguido por méritos propios y no por ningún tipo de enchufe.

Era cierto que ella y yo podíamos tener nuestros encontronazos, era cierto que a veces la estrangularía, pero si estaba segura de algo es que era una persona completamente capaz y apta para lo que tenía que hacer. Respiré brevemente hondo, observando el holograma que nos presentaba los destrozos. Unos destrozos que iba a hacer que mucha gente se tuviera que mover. Había un gran revuelo y gestos no demasiado contentos ni conformes. Al menos esta vez no sería a mí a la que echaran la culpa de lo que había ocurrido, por una vez no había estado metida directamente en medio del fregado. Bueno, no al menos directamente, pero sí había sido una espectadora pasiva del mismo y no había hecho absolutamente nada.

Además de volar y las estrellas, había otro tema que me apasionaba y era la ingeniería. Quizá no fuera tan buena como Mathews o como el General, quizá no tuviera ese toque que hacía a algunas personas destacar en un campo específico o, mejor dicho, en ese campo en específico. Quizá no había inventado nada que mejorara las comodidades —y la destrucción— de la raza humana, pero sí que sabía reconocer un diseño y las prestaciones que daba. Observé con atención lo que me enseñaba, moviéndome un paso hacia él mientras observaba los distintos sistemas. El aparato de su muñeca le daba control total, prácticamente, a la nave y eso era francamente interesante.

Para una nave grande es perfecto, pero yo prefiero los UART. —comenté mientras no despegaba mis ojos de la pantalla, observando con curiosidad lo que me mostraba. — Aunque si algún día cambio de opinión, ya sé a quién pedirle que me eche un cable para conseguir algo así. A veces pienso que no estaría nada mal vivir en una nave que pudiera moverse de un lado para otro sin preocupaciones.

Y en algunas ocasiones pensaba en lo cómodo que sería olvidar todo y seguir hacia delante de otra manera. Solo ocurría en raras ocasiones y cuando estaba francamente de bajón, cuando parecía que todo se había ido a la mierda. No era algo que me ocurriera de manera muy habitual, pero estaba allí, en el fondo, apareciendo de vez en cuando.

_________________
avatar
Georgina Steensen
Militares NN.UU.

Mensajes : 213
Fecha de inscripción : 22/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar por el Hangar no es lo mio (LIBRE)

Mensaje por Richard Von Rothschild el Jue Mayo 12, 2011 12:18 am

Fue ese el instante en el que mi mente volvió de los pensamientos y miré de nuevo a la rubita machorra con una tranquilidad nada, mi rostro no estaba serio, por dios nunca lo estaría por nada, pero tampoco podía decir que no lo fuese, sabía que aunque estuviese de broma, muchas veces decía las cosas en serio y los demás militares, o como yo los veía mis compañeros sabían que en combate a pesar de hacer bromas y molestarlos un poco comprobaba así su capacidad de concentración, y que yo no soportaba ningún fallo, era más cuando veía peligrar la vida de alguno paraba en seco y dejaba de hacer el ganso momentáneamente para ayudarlo.

Aunque había un aspecto de mi personalidad que nunca nadie había visto, un enfado, quizás en mi vida me habría enfadado de verdad un par de veces, la primera fue quizás cuando la unión euroasiática atacó mi poblado dejándome con tan solo 13 años con una hermana de 3 y sin nada, ese día estaba enfadado y lleno de ira, pero no fue una ira demasiado grata… la segunda vez fue cuando discutí con mi superior la orden de atacar ese pueblo euroasiático a sangre fría por el ataque al omnipotent… intenté explicarle y reexplicarle que la venganza no era la solución, primero tal como yo era con burlas y excentricismo, al final acabamos a grito tendido, hasta que amenazó con arrebatarme mi hermana, en ese momento tuve que callarme y acoger las ordenes de la presidenta, solo que mandé un anónimo al pueblo media hora antes para que se marcharan… cosa que surtió efecto pues salvé la mayoría de las vidas que allí se encontraban. En ese instante me levanté de nuevo aun mirándola y encogiéndome de hombros agachando la cabeza entre estos anduve alrededor de ella de nuevo observando de vez en cuando la holoimagen y luego hablarle al oído:

Lo peor de esa mujer es cuando no está mosqueada… cuando está mosqueada su ira la hace predecible… pero cuando no está enfadada su rencor la mueve y con el frescor de no estar cegada ataca con la mayor letalidad posible-dije con voz siniestra como si estuviese en un campamento en una fogata contando historias de miedo y posando mis manos sobre sus hombros, para lueo como si nada separarme y de una zancada quedarme frente a ella con la típica sonrisa excéntrica de oreja a oreja y metiendo mis manos en los bolsillos balanceándome sobre mis rodillas- O quizás eso me lo hayan contado… o lo haya observado, o quizás lo haya comprobado en primera instancia, quien sabe, quizás tan solo sea su propia leyenda, sea alguna de esas tres opciones no tardarás en averiguarlo… ya lo verás.

En ese instante vi como intentaban neutralizar a Adeleim. ¡Pero que! Esta sin mucha dificultad, despegó en vertical levemente con los impulsores electromagnéticos, en ese instante apago momentáneamente los escudos, formando varias descargas eléctricas en el suelod el hangar que obligó a ocultarse a los operarios… tras eso Adeleim volvió a activar los escudos y activó antes de que pudiesen volver a salir los motores de impulso traseros, saliendo de los hangares antes de que pudiesen reaccionar y desapareciendo a la vista de todo, por lo que veía en las ordenes y coordenadas que me venían a mi pantalla de la muñeca, iba hacia la estratosfera, a unas coordenadas cualquieras hasta que yo la hiciese volver, notando como colocaba la orden de retorno en la pantalla, para que cuando quisiese pudiese activarlo, obviamente esa orden cuando la pulsara tendría mi propio código de identificación que la haría reconocerme, así no podría darle cuanquiera:

Adoro los protocolos de seguridad de Adeleim, la mayor eficacia sin hacer daño a nadie… tan solo algunos droides con la electrónica chamuscada por la descarga electromagnética-dije de una manera tranquila escuchando su opinión y su preferencia sobre las naves-Excelente, las UART son buenas naves, intenté ponerle escudos, pero eso requerería mucha energía añadida, cosa que los acumuladores solares que dispone no aceptan y ponerle otros acumuladores sería añadirle peso, así que quizas en un futuro salga algún diseño nuevo de dicha nave con escudos pero como si fuesen cazas mas pesados, la verdad que tengo parte de los cálculos necesarios para los acumuladores y sistemas, pero para lo que no he tenido tiempo de cotejar sería para una estructura viable… de todos modos, si se podría implementar un control remoto a dichas naves, eso es un panel de mandos nuevo
avatar
Richard Von Rothschild
Militares NN.UU.

Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar por el Hangar no es lo mio (LIBRE)

Mensaje por Georgina Steensen el Jue Mayo 12, 2011 12:45 am

El tono de voz, el tenerle a mi espalda, el ambiente creado provocó dos reacciones en mi cuerpo: un escalofrío y una ceja alzada cuando se puso delante de mí. No era una persona miedosa ni mucho menos, es más, me reía en la cara del peligro por utilizar la frase hecha. Siempre había podido mantener la sangre bastante fría aunque el corazón me latiera a mil por hora, aunque sintiera el escalofrío y el sudor frío. En mi vida había tenido que hacer más de una misión, no todas en el aire. No era tan hipócrita como para considerarme militar y no haber mirado a los ojos al enemigo. Estaba allí para proteger y defender a mi país, no siempre estaba de acuerdo con las normas y más de una vez me había enfrentado a mi superior. El trato que daban en ocasiones a los civiles me mosqueaba sobremanera.

Fruncí el ceño ante su comentario, negando para mí mientras jugueteaba brevemente con una moneda que llevaba en el bolsillo del pantalón. Me mordisqueé el labio inferior mientras le miraba. Mathews podía ser todo eso y mucho más, aun recordaba una ocasión en la que había recibido un buen golpe en la ceja. Menos mal que no había terminado con una cicatriz, pero había estado a punto.

Serías bueno para contar historias al calor de la hoguera—respondí mientras le miraba arqueando brevemente una ceja en un gesto claramente irónico, manteniendo el control de mi voz y de mi rostro que se mostraba serio como era costumbre. — Mathews puede ser muchas cosas, pero el genio vivo no se le quita nadie y tiene un repente malísimo.

Observé en silencio lo que Adeleim estaba haciendo y suspiré, se habían dado un buen susto. Además todo el mundo conocía la nave del General por lo que se podían imaginar quién estaba detrás. Había hecho más destrozos en un solo día que yo en una semana entera. Al final iba a tener que hacer algo para remediarlo. Bueno, quizá más adelante cuando volviera a volar, en esos momentos había una preocupación extra sobre mis hombros. El último toque de atención había hablado de meterme en oficinas de forma permanente y por tiempo ilimitado. La notificación había sido clara y había provocado que se me quitaran las ganas de hacer el idiota por un tiempo, al menos hasta que volviera a salirme de mis casillas, cosa que podía pasar en cualquier momento.

Fruncí brevemente el ceño mientras volvía el rostro hacia él escuchando sus explicaciones. Sí, había escuchado que el tema de los escudos era bastante jodido de implementar porque aumentaría el peso y reduciría la velocidad y los UART eran precisamente eso: veloces como mosquitos, por esa misma razón me gustaban tanto. Esa velocidad era fundamental en mi vida, eran ataques por sorpresa: llegar, atacar, salir echando hostias. Si te daban estabas jodido, eso lo sabía cualquier piloto con dos dedos de frente.

Con lo que evolucionan las cosas, en cualquier momento se podrá hacer. —respondí con tranquilidad mirándole. — No se puede perder la velocidad en los UART, sería una atrocidad, aunque es cierto que de vez en cuando nos vendría bien tener escudos.—me quedé por un momento pensativa, mirándole, el rostro tranquilo y sereno, los ojos azules mirando hacia un punto a su derecha. — No estaría mal tener algún tipo de camuflaje, aunque quizá haya visto demasiada Ciencia Ficción.

Aunque joder… nuestro tiempo era como una puta serie de Ciencia Ficción.

_________________
avatar
Georgina Steensen
Militares NN.UU.

Mensajes : 213
Fecha de inscripción : 22/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar por el Hangar no es lo mio (LIBRE)

Mensaje por Richard Von Rothschild el Jue Mayo 12, 2011 2:59 am

Su escalofrío me había hecho pronunciar bastante más mi sonrisa a tal punto que parecía que me iba a estallar los finales de los labios donde se unían el labio inferior y superior, sabía que la chica no era miedosa, la conocía, siempre era alguien que miraba a todos a los ojos, sin inmutarse figuradamente, claro estaba que era humana y como tal se comportaba ante los demás a su manera, sabía que por narices debía sentir miedo en ocasiones no era una mujer que no sintiese esas cosas, si sentía miedo e ira seguro que sentía lo demás aunque podría demostrar algunas cosas en los próximos días según su comportamiento ante los demás. Era algo complejo pero sabía que podría pasar.
Esta mujer no mostraba miedo alguno, pero había pasado lo siguiente, querían ponerla en la oficina, con los gastos y todo ese rollo administrativo de marras que pondría los pelos de punta a todo aquel acostumbrado a la acción y no escribir más que los informes obligados cada ves que se iba de misión y que me mandaban a mí para después hacer un informe completo de todo y traspasarlo a mis superiores, ya los de la oficina hacían los gastos provocados por nuestra incursión, sabía que ella podría flaquear en ese aspecto en cualquier momento, por eso estaría atento, quería conocer ese aspecto de mi compañera:

Vaya supongo que gracias… No era mi intención asustarte… o quizás si-dije retóricamente con la misma sonrisa excéntrica de siempre haciéndome el remolón como quien no quería la cosa, su ironía ni me inmutaba al igual que su rostro, las captaba bastante bien pero siempre me importaba poco, puesto que yo contestaba como tenía que contestar, no dependía de cómo hablaran los demás y a veces ni de que… podrían estar preguntándome algo que yo podría contestar de una forma completamente distinta y este era uno de esos casos-Si… a veces por este lado del mundo siempre hay tormentas… y aunque deduzcamos su intensidad con aparatos nunca seremos exactos pues el tiempo proveerá.

Quizás aparentemente no tenía ningún sentido, pero señalé al holograma donde miraban a la cámara algunos y gritaban mis apellidos con bastante efusividad, he ahí el cabreo que sabíamos que iba a suceder y pronto quizás viésemos con que intensidad… cabreo = tormenta, intensidad del cabreo se veria con el tiempo… era bueno con las metáforas, para proseguir el mosqueo hablé con ella sobre la nave, ladeando levemente la cabeza varias veces para luego sonreir pícaramente y comenzar a hablar con ella:

Ya se puede, pero no hay presupuesto para investigar sobre una nueva nave, queda lo de la velocidad, sería un cazador más pesado, pero quizás sirva de apoyo a los cazas pequeños. El camuflaje es sencillo y existe solo que en las naves militares solo las utilizan en las naves espía, Adeleim se camufla, pero claro para ello necesita bajar los motores a un mínimo y desactivar los escudos… es muy arriesgado, y para disparar necesita hacer desaparecer el camuflaje y recargar los escudos cuando se quita el camuflaje tarda unos 30 segundos… 30 segundos en los que se puede estar ya destruido-dije comentando tranquilo y echando la mano abajo para que se callase sobre la UART y en ese momento encedí abstante concentrado y conc ara de loco la comunicación de voz bidireccional, en esos instantes ellos me podrían escuchar y yo escucharlo a ellos-Vaaayaaaaaa ocupais mi plaza de aparcamiento sin avisar y me llorais… ¿dónde está la comprensión hacia las personas humanas eeeh?

Esperando als reacciones de los ahora confusos operarios y algunos políticos que mirabana todos lados buscando mi voz sin percatarse aun algunos que era la megafonía. Habia un buen tumulto y ruidos de palabras confusas.
avatar
Richard Von Rothschild
Militares NN.UU.

Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar por el Hangar no es lo mio (LIBRE)

Mensaje por Georgina Steensen el Jue Mayo 12, 2011 11:25 am

No me he asustado.—contesté con celeridad ante su comentario.

No podía permitir que pensara que lo había hecho, además que no había sido el caso. Había sido más un acto involuntario, un gesto que había provocado que me tensara. En ocasiones tenía un exceso de imaginación que podía jugarme malas palabras aunque pareciera lo contrario. ¿Quién podría imaginar que Georgina Steensen pudiera tener imaginación? A veces pensaba que me veían como una persona demasiado cuadriculada, demasiado… militar. Sí, esa era la expresión. Una persona demasiado atada a los conceptos militares como para poder apartarme de ellos y ser una persona distinta y más libre. No es que me preocupara o me importara, la verdad es que hacía tiempo que me había acostumbrado a que me juzgaran por mi profesión. Y además era buena en lo que hacía, condenadamente buena, una de las mejores.

Observé las reacciones de la gente. Me sentía como el Gran Hermano del libro de George Orwell. Podía verles, podía observar sus reacciones, podía ver el ajetreo y la tormenta que se desataba, el caos. Era una sensación extraña que me hacía preguntarme hasta qué punto teníamos intimidad en el mundo en el que vivíamos. Era una persona independiente por mucho que estuviera metida de pleno en el mundo militar. Era una persona que iba a y venía a mi antojo, que me gustaba pensar que podía hacerlo al menos. Fruncí el ceño unos instantes mientras volvía a meter las manos en los bolsillos de los pantalones anchos. Encontré una moneda con la que poder juguetear al tiempo que escuchaba sus explicaciones.

30 segundos. 30 segundos podía ser lo que iba de la vida y la muerte y mucho menos también. Fruncí el ceño con gesto pensativo, era cierto, no se podía tener todo en esta vida. Hubiera sido perfecto en el caso de que se pudiera estar camuflado y al mismo tiempo se pudiera disparar, atacar. Hubiera sido, desde luego, letal. Tan letal que solo pensarlo no sabía si alegrarme o entristecerme por no poder hacerlo. Alegrarme porque sería todo demasiado … fácil. Bueno, fácil no sería la palabra, quizá la más adecuada sería “poco heroico”. En parte me gustaba esa sensación de heroísmo que en el fondo estaba detrás de nuestra forma de vida. Respiré hondo unos instantes observando el holograma, antes de que encendiera el sonido en los dos canales.

No estaría mal poder hacerlo, pero de todas formas me imagino que cuando ocurra ya estaré jubilada aunque espero poder llegar a verlo. Sería fascinante y con la velocidad a la que va evolucionando todo… probable cuando menos nos lo esperemos.

No dije nada más, en ese momento él activó el sonido y pude escuchar con claridad la confusión que había formado Adeleim en los hangares. Fruncí brevemente el ceño, jugueteando con la moneda, escuchando sus palabras. La gente miraba, buscaba, intentaba saber de dónde demonios venía esa voz. Fruncí el ceño mientras negaba, algunos se comenzaban a dar cuenta de lo que estaba pasando. No esperaba buenas reacciones, al contrario, en cualquier momento iba a haber un auténtico motín. A la gente no le gustaba que jugaran con ella… y el General lo estaba haciendo demasiado, tensando la cuerda todo lo que podía.

_________________
avatar
Georgina Steensen
Militares NN.UU.

Mensajes : 213
Fecha de inscripción : 22/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar por el Hangar no es lo mio (LIBRE)

Mensaje por Richard Von Rothschild el Jue Mayo 12, 2011 7:53 pm

¿En serio?... Vaya y esa forma rápida de eludir mis palabras ¿Qué significara? Posiblemente no aceptes ese escalofrío que te ha entrado, eres orgullosa, quizás por eso siempre saltas cuando te atacan o sacan de quicio o intentan joderte, el orgullo es algo que valoro en una persona, pero no por ello se es más valiente o menos… aun así puede ser que mi comentario te cogiese momentáneamente fuera de lugar y tu involuntariamente… hubieses hablado rápido en vez de pensártelo-comente andando de un lado a otro con mis andares algo excéntrico y moviéndome de forma rápida-Aunque claro en ocasiones ser rápidos connota seguridad y contestar más tarde es lo que connota que si has mentido… Por lo que se podría deducir de buen grado que ese escalofrío fue involuntario y no una presencia del miedo.

Me encantaba marear la perdiz, era un pasatiempo bastante relajante, sacar varias conclusiones de una misma reacción aunque yo conociese cual era la verdad y en mi caso sabía que Georgina no mentía, ella no era de tener miedo, sino le daba miedo luchar contra dos escuadrones de naves y enfrentarse a cañones antiaéreos… ¿Qué le podría dar miedo a esta chica?... Mantuve mi mirada fija en la chica y tanteaba de vez en cuando el holograma, donde se escuchaban los abucheos hacia mi, me encantaba putear a los que nos puteaban, quizás tensar la cuerda de quienes no las tensaba para su propio beneficio era lo mejor, puesto que para el resto del mundo no solía hacerle esas cosas, quizás bromeara e hiciese algunas bromas pesadas, pero nunca haría daño a nadie moralmente, tan solo o las sacaría de quicio, me encantaba ver las reacciones de mosqueos de las personas y después ver como de un modo u otro les terminaba cayendo bien mi excentricismo, ser diferente a los demás, hacía a la gente interesarse por mí.

Tras comenzar la chica a hablar, apagué la comunicación bidireccional, sabía que pronto pasaría algo más gordo, sabía que la presidenta me llamaría y me daría por saco, era algo que tenía asumido, lidiar con la presidenta no era fácil, a veces la imaginaba en plan reina de corazones mandando cortar la cabeza a diestro y siniestro algo normal. Volviendo al tema de las tecnologías me encogí de hombros y cogí luego sus mejillas estirándolas y aplastándolas en un movimiento continuo mientras hablaba:

Si, cuando se fabriquen, no tendremos fuerzas suficientes para poder pilotar… y quien sabe yo quizás ni llegue a verlo… seré un vejestorio a punto de morir… o ya muerto y tu una vieja cascarrabias arrugada que no querrás cuentas con nadie-Aspeté a forma de broma, riendo de forma picara mientras proseguía con la broma-La nueva generación será una panda de novatos que no sabrán que antes de sus naves había unas mas molonas y que se destruían con más facilidad y en ese instante verán nuestros superiores que por culpa de estar tan avanzados serán todos una panda de confiados… y als guerras durarán muuuucho maaas. Una putada vamos.
avatar
Richard Von Rothschild
Militares NN.UU.

Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar por el Hangar no es lo mio (LIBRE)

Mensaje por Georgina Steensen el Jue Mayo 12, 2011 10:20 pm

Escuché sus palabras con el ceño ligeramente fruncido mientras observaba sus movimientos y los gestos que hacía. No me gustaba demasiado lo que escuchaba, pero tampoco dije nada. Había aprendido que el General muchas veces se iba por las ramas. Le gustaba divagar, era algo que iba con su carácter. Daba vueltas y vueltas a unos temas hasta que llegaba a una conclusión. Había descubierto durante estos años que tenía la facilidad de ponerse en ambas posiciones de una discusión, de ver todos y cada uno de los caminos y deducir cuál sería el correcto. Me recordaba, en parte, a los discursos que daba Sherlock Holmes en sus libros.

A veces pensaba que si no hubiera sido militar y hubiera vivido en otra época me hubiera gustado ser detective, pero un detective como Holmes. Me había marcado aquel libro, un libro de aventuras, un libro cargado de misterios y de secretos. Recordaba que muchas veces jugaba con mi hermano a ello, que a pesar de tener cuatro años más que yo siempre había terminado por aceptar todos mis caprichos. Le adoraba, joder, y le echaba muchísimo de menos. Esperaba verlo pronto porque se me hacía la casa… bueno, la casa se me venía encima. Respiré hondo brevemente mientras le miraba.

No contesté, no hacía falta, no necesitaba hacerlo. Él mismo había llegado a una conclusión y, por tanto, yo no era quien para decir lo contrario, además que había llegado a la misma conclusión que yo. Los abucheos no se hicieron esperar, en cualquier momento subirían a ver qué demonios pasaba. La limpieza proseguía mientras que él… bueno, él cogía mi cara y se ponía a hablar. Odiaba cuando hacía eso, no soportaba demasiado aquellas cosas suyas. No tenía la paciencia suficiente para soportarlas, si tenía que ser sincera. Con gesto rápido le sujeté de las muñecas y se las aparté mientras daba un paso hacia atrás, masajeándome brevemente la cara.

Joder, Rotcschild, no vuelvas a hacer eso.—era incómodo y doloroso, casi como cuando te tiraban de una oreja cuando eras un crío por hacer algo que no debías hacer. Le miré con el ceño fruncido mientras volvía a escuchar en mi mente sus palabras, unas palabras que habían estado a punto de pasar desapercibidas por sus bromas. Fruncí el ceño mientras le miraba, encogiéndome de hombros.— O se harán directamente desde las oficinas, es más, estoy segura de que no habrá pilotos, que será todo a base de máquinas… unas máquinas que terminarán haciéndose con el poder y destrozándonos a todos, por gilipollas.—comenté mientras le seguía la broma.— Y Adeleim será la reina de todos, tu IA podría gobernar un mundo entero me da a la nariz y mantenerles a todos firmes como palos de escoba.


_________________
avatar
Georgina Steensen
Militares NN.UU.

Mensajes : 213
Fecha de inscripción : 22/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar por el Hangar no es lo mio (LIBRE)

Mensaje por Richard Von Rothschild el Jue Mayo 12, 2011 10:55 pm

Bingo, ese ceño fruncido me hacía llegar a la conclusión de que había dado en el clavo, mi mirada se clavó nuevamente en la de ella mostrando un gesto algo triunfal según pasaban los segundos. Un pequeño gran silencio llegó a mi mente, después de haber estado escuchando a todos aquellos políticos enfadados. ¿Qué más daba? Tenían dinero para dar y regalar… eran políticos pobres no eran, yo tampoco… eso se debía a mi patente de los motores electromagnéticos que me daban una buena suma de dinero anual y que nos mantenían en una alta escala de vida tanto a mí como a mi hermana, a quien le daba parte de ese dinero. Mi hermana no vivía mal, era médica, ¿pero para que necesitaba yo tanto dinero?... Mi hermana lo utilizaba para curar niños enfermos que no podían pagarse la atención médica, yo lo utilizaría para guardarlo o para mis investigaciones, pero para mis investigaciones y arreglos de Adeleim me las arreglaba con mi sueldo de general que no era malo y parte de ese claro estaba, así que no había problemas, además con lo poco que comía y el hecho de que viviese en mi propia nave me evitaba muchísimos gastos.

La chica estaba molesta por mi comportamiento con su rostro, obviamente, era un hecho, me encantaba tratar como a peques a los demás cogerle los mofletes o tirarle de las orejas, sus reacciones posteriores eran graciosas y la de Georgina no era para menos, su ceño fruncido me hacía gracia, era lo más que podría sacar de aquella chica, pero con diferencia era de lo más divertido aunque mi rostro tan solo fuese un tanto excéntrico, mi sonrisa mostraba eso mismo, diversión.

Sus palabras me hicieron pensar, su broma no iba mal encaminada, más una buena rebelión de las maquinas, en plan Terminator o la serie esa tan antigua… Battlestar aunque la suya, en la cual se rebelan… sería por así decirlo “Cáprica”. Si me gustaba la ciencia ficción y pensar que las maquinas dominarían la tierra y nos tendrían más derechos que una vela me parecía interesante y sobre todo cómico, Adeleim de líder era descabellado pero tenía sentido… demasiado:

Venga tan solo era un cariñitooo-le saqué la lengua y cuando me soltó las muñecas di un paso hacia ella y alargué mis manos a su rostro masajeándolos levemente para que se le quitara el dolor mientras sonreía de lado para después de una zancada colocarme al lado de ella y comenzar con una parafernalia moviendo de una forma exagerada los brazos- Y te imaginas… que Adeleim nos quita del medio a todos esos gilipollas y nos deja a los demás vivir sin política y sin nada… ella nos negaría todo excepto el comer… volveríamos a vivir en el campo… en el poco que queda , una choza por allí una choza por allá, nuestros estudios no tendrían sentido, y entonces ¡TENDRIA QUE SUICIDAARMEEE!

Me exalté si… eso ultimo lo dije con una cara de pánico y locura que asustaría o al menos haría retroceder a cualquiera me puse nervioso y me puse a dar vueltas en una pequeña zona de dos baldosas mirando al suelo como si pensase en las peores consecuencias hasta que me quedé parado y levanté mi dedo índice al aire:

A mi plim… yo ya estaré muerto-Dije con una gran sonrisa en mi rostro
avatar
Richard Von Rothschild
Militares NN.UU.

Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar por el Hangar no es lo mio (LIBRE)

Mensaje por Georgina Steensen el Jue Mayo 12, 2011 11:21 pm

Tenía que tener paciencia con él, tener una paciencia de Santa. Respiré hondo, mientras volvía a hundir con un gesto brusco las manos en los bolsillos dando ligeramente un paso hacia atrás cuando él se puso a andar con mi cara de nuevo. Me estaba ganando el cielo si es que eso existía, que lo dudaba muchísimo. Si hubiera sido otra persona ya le hubiera soltado un puñetazo o una patada, le hubiera mandado a freír espárragos y me tendrían que sacar del calabozo una vez más. El General me inspiraba respeto a pesar de todos esos movimientos excéntricos y, por tanto, sabía comportarme… hasta unos límites.

Unos límites que esperaba que se mantuvieran, porque pegar a un oficial de mayor rango —que no fuera Alex— y más del rango de un General podía significar mi suicidio en el mundo militar, incluso podría significar que me convocaran a un juicio militar o yo que sé. Vale, comenzaba a hacerme pajas mentales yo sola, a veces la imaginación era peligrosa en sí misma. Le miré con el ceño fruncido mientras hacía su comentario, joder, a veces pensaba en cómo demonios había llegado donde estaba y, aunque a mí no es que me impresionara demasiado la jerarquía, pensaba que quizá tuviera una oportunidad en el futuro. Vale, era Sargento Mayor, no estaba mal considerando mi hoja de servicios donde había varios incidentes jodidos por ahí.

-- Guárdatelos para ti a partir de ahora.

Había sido un gruñido más que otra cosa, un gruñido que se había deslizado por mi garganta. Entrecerré los ojos mirándole, para después escuchar sus palabras y ver sus movimientos cargados de excentricidad. Me moví hasta apoyarme contra una de las mesas, apoyando las manos en el borde de la misma y medio sentándome mientras daba vueltas en torno a dos baldosas. Estaba completamente loco o al menos esa era la impresión que daba cuando se le veía. Chasqueé con suavidad la lengua, solo un instante, al hacer su nuevo comentario.

Claro, y a los demás que nos jodan.— respondí con diversión mientras le miraba, negando para mí.— No nos vendría bien tener que aprender a sobrevivir lejos de toda la tecnología para variar y para que nos diéramos cuenta de que sin ella no somos en realidad nada, que estamos jodidos como pase algo que nos deje a cuelo descubierto sin todas nuestras máquinas.

Y la rebelión no era algo que no se hubiera dicho en muchas ocasiones. Como amante de la Ciencia Ficción que era, lo había visto numerosas veces a lo largo de las series y de los libros. Las máquinas revolviéndose contra el ser humano. Incluso había sido un motivo recurrente en la literatura anterior al XX, por ejemplo hablando de los Golems que se podrían considerar como autómatas y un largo etc. El ser humano buscaba ser Dios en cierta manera y no se daba cuenta que eso podría significar su propia destrucción.

_________________
avatar
Georgina Steensen
Militares NN.UU.

Mensajes : 213
Fecha de inscripción : 22/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar por el Hangar no es lo mio (LIBRE)

Mensaje por Richard Von Rothschild el Jue Mayo 12, 2011 11:57 pm

Y ya había dado en su vena, su resoplido me hizo ver que no tenía demasiada paciencia, acababa de llegar hasta donde quería, mas mi mirada se volvió a clavar a en ella relamiéndome el labio superior y observándola con una mirada algo seria aunque no demasiado, intentando encontrar su punto donde darle el último toque, bah no hacía falta, ya estaba aguantándose sus ganas de pegarme, conocía el motivo por el que no me golpeaba ya de una vez, era porque era su general, aunque como tal, quizás ella no me había visto usar la fuerza en ningún instante, a decir verdad, no disponía de mucha fuerza, pero si de bastante destreza y rapidez, y ya se sabía la formula, velocidad y la masa hacían la fuerza, lo que quizás pudiese defenderme, no era un cabeza chorlito que iba a lo brusco, yo no peleaba, me defendía:

Vaya vaya, espera que adivine… ya estás enfadada… intentas no golpearme… ese resoplido ya lo he visto antes y tu rostro tiembla, te cuesta mantener la calma y por eso estás en movimiento cambiando de lugar cada vez que yo me acerco… puede que me equivoque… aún así-me acerqué a ella y la miré directamente a los ojos, relamiéndome ambos labios y agarrando sus manos para que no se fuese por el momento-Tienes poca paciencia, eres buena piloto… y la impaciencia en un piloto solo lleva a cometer errores, a pesar de que en pocas ocasiones las has cometido, ha sido esa paciencia lo que no te ha llevado a subir de rango… mucho me temo que deberás entrenar tu paciencia conmigo si no quieres acabar en una oficina como bien reza un correo que me enviaron con tu última trastada.

Tras eso la solté y sonreí, si siempre era así, pero hoy la molestaría para ver cuánto era capaz de aguantar y como no… si lograba que me soportase a mi durante un largo periodo de tiempo, quizás ella cambiase, quizás mis formas de hacer las cosas no fuesen precipitadas, estaba loco, pero siempre hacia las cosas por un motivo, para luego verla colocarse en la mesa, ahí si que proseguíamos con nuestra forma de ver el futuro, de una forma medio en broma pero siempre soñadora, yo di mi punto de vista acercándome a la rota ventana y oteando el horizonte que se acercaba según se movía el omnipotent:

Si fuese antes de yo morir me joderían a mí también, las máquinas disponen del reconocimiento de las mayores armas destructivas del que dispone el ser humano, por lo que… eso de vivir lejos de la tecnología… ni tiempo nos daría, imaginate toda la humanidad, y todos los recursos destruidos por nuestras propias creaciones… una catástrofe… ¿No crees? Pero ninguna máquina tiene suficiente autonomía para hacer lo que le venga en gana-dije tranquilo dándome la vuelta y mirando nuevamente a la chica-Ya has visto a Adeleim… puede destrozar, puesto que yo le di la orden, pero sabe calcular bien lo que hacer para que nadie resulte herido, ya viste como escapó de sus atacantes, si no hubiese tenido salida, se hubiese dejado atrapar o posado y cerrando todos los accesos y escudos… y para desactivar esos escudos haría falta potencia de fuego suficiente como para destruir los hangares… todo eso está pensado, los ingenieros nos dedicamos a eso tu como yo debes saberlo. Solo que siempre hay ambición de poder… y no ambición de conocimientos. Aunque todos diseñamos también armas bélicas para poder aprender en todos los campos… no te lo voy a negar.

Una ración de sensatez para compensar lo anterior aunque mi forma de decirlo seguía siendo excéntrica y con unos gestos algo exagerados.
avatar
Richard Von Rothschild
Militares NN.UU.

Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar por el Hangar no es lo mio (LIBRE)

Mensaje por Georgina Steensen el Vie Mayo 13, 2011 12:11 am

Me había dado donde más me dolía, directo, como un golpe de boxeo bien dado. En ocasiones las palabras dolían tanto o más que los golpes, lo sabía por experiencia. Fruncí el ceño, apreté los labios tanto como los dientes mientras le miraba. No me había gustado su comentario, le miré con los ojos entrecerrados mientras en mi mente contaba hasta diez para intentar tranquilizarme. Tenía un temperamento explosivo, lo reconocía, y todo el mundo lo sabía. El General estaba jugando con fuego y estaba a punto de salir escaldado. Necesitaba desviar mi atención de todo aquello sino quería terminar directamente en oficinas tal y como me había dicho.

Joder, puta mierda. Estaba bien jodida, en serio que sí. Estaba claro que la cosa estaba bastante seria sobre todo porque ya había llegado a oídos del general… aunque bueno, ¿qué no llegaba a sus oídos? A fin de cuentas el mundo militar era una jerarquía y él estaba en la cúspide. Apreté los dientes con fuerza, desviando la mirada una vez más mientras intentaba que mi gesto fuera descuidado aunque no lo era, no lo era porque estaba apretando un puño hasta el punto de que mis nudillos estaban completamente blancos. Me esforcé en relajarlo en el momento en el que me di cuenta y volví a mirarlo.

Es una de las tantas amenazas que me dan siempre que me porto mal.—contesté, mientras una irónica sonrisa aparecía en mis labios por un momento.— Supongo que buscan seguidores ciegos que no se cuestionen y que hagan exactamente lo que ellos dicen sin rechistar.

Y yo no lo hacía, no lo había hecho nunca, no lo haría jamás. Sabía pensar, esa capacidad me la habían dado por algo, y por ese mismo motivo no estaba dispuesta a dejarme pisar por nada ni por nadie. Respiré hondo mientras que el malestar comenzaba a desaparecer poco a poco. Joder, tenía que controlarme más, tenía que dejar que mis explosiones provocaran escándalos y problemas, sobre todo porque últimamente siempre que había ocurrido había sido por culpa de esa mocosa de Iris. Coño, cualquiera hubiera pensado que sabría tener dos dedos de frente. Estaba claro que buscaba tensar la cuerda, que buscaba cualquier oportunidad para dejarme mal. Sentía la necesidad de ser la mejor y se le había metido entre ceja y ceja que para conseguirlo tenía que mandarme a tomar por culo, que tenía que retarme. Era un comportamiento que conocía bien, demasiado bien.

Al final iban a tener razón y nos parecíamos y todo. ¡Y una mierda!

Lo sé, pero siempre hay fallos y hay gilipollas que buscan ir más allá. Todos lo sabemos, todos hemos visto cómo un virus puede mandar a un buen sistema a la mierda y hacerle fallar. ¿Por qué no puede pasar eso?.— pregunté manteniendo el rostro serio mientras le miraba, como estaba haciendo él, algo extraño pero que indicaba claramente lo que estaba hablando.— Jugamos a ser Dioses y nuestras creaciones pueden llegar a destruirnos, aunque espero que hayamos aprendido algo aunque sea por la Ciencia Ficción y las Distopías.

_________________
avatar
Georgina Steensen
Militares NN.UU.

Mensajes : 213
Fecha de inscripción : 22/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar por el Hangar no es lo mio (LIBRE)

Mensaje por Richard Von Rothschild el Vie Mayo 13, 2011 1:22 am

Observé con detenimiento todos y cada uno de los movimientos de Georgina, una sonrisa apareció en mi rostro a medida que esta iba cambiando su expresión en su cara, así como sus rasgos faciales se endurecían, notaba sus ganas de pegarme, su mano lo indicaba, estaba dispuesto a defenderme del golpe si no lograba relajarse más siendo esto un ejercicio de relajación, no habría ningún tipo de chivatazo, yo defendería lo que fuese a pegarme y si no lo hacía me quedaría un buen moratón pues conocía la fuerza de la chica, en la academia se nos enseñaba a pelear y sabía que le gustaba el boxeo aun así el boxeo debería servirle para relajarla y no para mosquearse cada vez que necesitase pelear.

En ese instante que se fue relajando posé mi mano sobre su hombro y fue cuando la miré en tono serio y mi rostro también se colocó serio negando con la cabeza y después asintiendo con ella, un suspiro llegó a mis labios y cerré los ojos pensando momentáneamente y retirándome unos instantes para comenzar con mis palabras, esta chica no debía tomarse nada a broma, mas de una vez tendría que decirle cuatro palabras:

No te haces a la idea de las veces que ha podido pasar eso, no te haces a la idea de las veces que he tenido que tirar de tus informes o tus holograbaciones de vuelo… no sabes la de veces que he tenido que sacar de quicio a mis superiores para que al tomasen conmigo y no contigo… ni siquiera sabes la de veces que te han sacado del calabozo antes de tiempo gracias a mi… ni te haces una idea… Así que aprende a tranquilizarte, porque llegará el día en el que no pueda hacer nada por salvarte Georgina-eso ultimo si fue en plan broma, lo de Georgina, le saqué la lengua y retrocedí un par de pasos pero levanté la mano antes de que pudieses hacer nada-Pues… te saco de quicio por tu bien que conste… si aprendes conmigo a mantener temperamento… ¿por qué no con los demás? Además… ¿el boxeo no te relaja?... Debería.

Tras eso volví de nuevo a la conversación de las tecnologías puteadas y coemncé a mover la cabeza de un ladoa otro, esos errores de seguridad habían sido solventados ya por unos buenos ingenieros que habían desarrollados buenos programas y sistema de anillo centralizado que evitaban la salida de datos al exterior:

He de decirte Rubita machorra… que esas cosas ya se fueron solventando, al menos que entre alguien y sabotee, esas cosas no pasan hoy día, son todos sistemas centralizados que se guardan en CPDs y después esos datos se trasvasan otro ordenador que si está en red con el gobierno… de todos modos eso solo está con los sistemas críticos, los sistemas de seguridad, puedo acceder yo desde la nave con una buena configuración y las claves de acceso, aún así tiene 5 cortafuegos… es muy difícil de que entre nadie ahí-expliqué levemente encogiéndome de hombros para luego mover la cabeza en círculos y plasmarla frente a la suya-Además… en un porrón de años no ha habido esos problemas, tranquila... desde que los edificios presidenciales o están en el aire, bajo el agua… o es un cacho de cúpula de protección con mas potencia de fuego que las otras dos facciones juntas… los servicios de los gobiernos no han caído… se escarmentaron bien.
avatar
Richard Von Rothschild
Militares NN.UU.

Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar por el Hangar no es lo mio (LIBRE)

Mensaje por Georgina Steensen el Vie Mayo 13, 2011 1:49 am

No estaba segura de qué me sacaba más de mis casillas, si sus momentos de payaso o aquellos como en el que estábamos en el que se ponía serio. Escuché sus palabras mientras apretaba con fuerza los dientes. Y a punto estuve de soltarle un puñetazo al escuchar el odiado nombre. A veces pensaba que Adela lo había hecho a propósito como si se tratara de una vidente porque… ¿a quién se le ocurría llamar así a una hija que supuestamente quería? Pues a mi querida y amantísima madre. Respiré hondo de nuevo, volviendo a tensarme durante unos instantes, para después pensar en lo que me había dicho. Sí, lo sabía, sabía que me había salvado el culo en más de una ocasión y estaba agradecida, aunque no me gustara estar en deuda con nadie. Apreté los dientes una vez más mientras chasqueaba la lengua y me encogía suavemente de hombros.

Era mejor concentrarme en lo último que había dicho y no en lo primero, porque si lo hacía podría volver directamente a los calabozos. No era la primera vez que me decían aquello, mi hermano estaba constantemente dándome la murga con que tenía que controlarme, con que tenía que aprender a dejar a un lado el maldito carácter porque me perdería y lo había hecho en más de una ocasión. Sabía que mi hermano era un santo, en serio, a veces no entendía cómo conseguía aguantarme sobre todo porque era él, por regla general, el que terminaba siendo pinchado y vuelta a ser pinchado cuando se cruzaba en mi camino.

El boxeo me relaja y el entrenarme hasta terminar tan cansada que solo quiera irme a dormir, pero aun no me he pasado por allí hoy.—contesté son serenidad mientras le miraba a los ojos.— Porque la mayor parte se merecen que les dé una buena hostia, eso no significa que tú no como hace unos instantes has demostrado, pero al menos sé las razones por las que me tocas los cojones.

Era directa en la forma de andar y malhablada, no me andaba por las ramas y solía decir siempre lo que pensaba, muchas veces lo primero que aparecía en mi mente sin pensar en las consecuencias. Hundí una vez más las manos en los bolsillos donde fuera más difícil para el general ver si se volvían a cerrar en puños o no. Respiré hondo unos instantes, en ese momento comenzaba a necesitar un cigarrillo. No es que fumara de manera compulsiva, lo hacía de vez en cuando, pero en momentos de tensión y, sobre todo, cuando estaba jugando, necesitaba tener uno de esos cilindros llenos de tabaco cerca. Muchas veces los dejaba consumir, a fin de cuentas me gustaba cuidar de mi cuerpo y gracias a tener un hermano médico sabía lo perjudicial que era el tabaco y el alcohol. Rayner se esforzaba todos los días en recordármelo.

Ya, pero confiarse sería provocar precisamente el no estar preparados si ocurriera en un hipotético caso. Que no haya fallado, no significa que no pueda fallar. Tenemos entre nuestras filas a una de las mejores Hackers, ha sellado a cal y canto el sistema de seguridad, y aun así ¿qué pasaría si se volviera para otro lado? Sabría perfectamente cómo putearnos.—me encogí ligeramente de hombros. —Supongo que soy desconfiada por naturaleza y que he visto demasiadas series y película y he leído demasiados libros.

Y era inquieta y desconfiada por naturaleza. Siempre estaba pensando en las distintas posibilidades y en cómo nos podrían joder. En cierta manera siempre vivía en guerra, siempre había algo que me hacía mantenerme alerta, algo que me hacía pensar en los “que pasaría si…”

_________________
avatar
Georgina Steensen
Militares NN.UU.

Mensajes : 213
Fecha de inscripción : 22/04/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar por el Hangar no es lo mio (LIBRE)

Mensaje por Richard Von Rothschild el Vie Mayo 13, 2011 8:36 pm

Mi modo de ver las cosas, la chica necesitaba ayuda para relajarse en estos momentos, ahora mismo estaba intentando no golpearme fuertemente, cosa que agradecía bastante observando que intentaba llegar con nuestra conversación a una zona neutral, explicándome como actuaba sobre ella el ejercicio físico, hoy que casualidad no había hecho ejercicio físico y tampoco los días que esta se peleaba con quien fuese y fuese enviada a los calabozos, no tenía remedio, ya me había percatado de ello, pero podría hacer algo y tanto que podía tal y como que me llamaba Richad.

Me acerque a ella al escuchar sus palabras y miré su entrepierna, luego sonreí volviéndola a mirar a los ojos, en ese instante me coloqué de nuevo a su lado colocando mi mano izquierda en su hombro derecho, aclarándome la garganta y mirándola hacia ella de una forma risueña que cambiaba a rostros de terror, como si un semáforo parpadeaara en ambar, pues del mismo modo mi cara cambiaba en ese estado tan posiblemente exasperan te para algunos, pero gracioso para otros:

¿Los cojones? No me digas que tienes cojones... Dios miooo ¡He intentado ligar con una Transexual, habeís escuchado una transexual-dije mirando a los operarios de limpieza que limpiaban los cristales, para luego ir ahacia la puerta donde había venido un soldado compañero nuestro-¡Jhonson ... es transexual, me ha dicho que lo es... ayudameee, soy un enfermo, debería palpar antes de intentar ligar con una aparente mujeer... aunque tiene sentido por algo la llamo Rubita machorra

El soldado lo flipaba, parpadeo varias veces para luego hablarme siguiendo el protocolo y saludándome a lo militar, muy mono el:

General... permitame decirle que lo d elos cojones era en sentido figurado... peroa lo que he venido es por lo siguiente. La presidenta quiere su presencia en los hangares de forma inmediata y créame cuando le digo que no parecía contenta-dijo este para después largarse por donde había venido y mirando yo a la chica de una forma sonriente encogiendome de hombros, volviendo al tema de conversación.

Cierto que no nos podemos confiar... peero tenemos métodos antihackers... y todo el omnipotent no podría Hackear... te explico, la presidenta que espere-dije tranquilo mientras hacia aparecer un holograma con el omnipotente mirado desde arriba y hablando como si fuese un profesor pero con esos gestos y andares que me caracterizaban demasiado bien-Verás hay un anillo de comunicaciones que enlazan con diferentes anillos ¿Para que este anillo?, bueno esos anillos van hacia el centro de control donde se pilota y se manejan los sistemas del Omnipotente creando así un control centralizado, si algo cae no pasa nada, puesto que el anillo haria otro camino, para eso existe. Eso es cuando caen las comunicaciones con algún sector, rara vez ocurre. ¿Peroq ué pasa cuando intentan Hakearlo? Cuando detectan intrusión de quien no debe, se desconecta la zona, y todo pasa a control distribuido... estando todo controlando en red local, y como en cada zona normalñmente hay asignado un operador o dos de mantenimiento, no hay problemas, además están los sistemas criticos de la fortaleza, estos van directamente hacia el centro de control sin pasar por el anillo y sin pasar por nada que pueda ser hackeado desde el exterior... y si hay una intrusión pasa a modo local y hace sus funciones el mismo por medios eléctricos y nio de programación ya que hay un control eléctrico y un control programado.

Le había explicado bien, los programas podían hackearse, pero el sistema eléctrico si no se encontraba los cuadros se les disparaba, se destrozaban y etc nada... así que por el momento estábamos seguros aunque si, la alerta siempre era buena, era algo que me gustaba de ella:

Me encanta que estés alerta... es algo que te hace una buena soldado, más no por decir que no te preocupes, no lo estoy... ¿quien sabe la de cosas que se me pasan por la cabeza a lo largo del día? Sospechas conspiraciones... buuuf... no veas tu que royo-dije con una sonrisa mirando a la puerta, parecía que la conversación llegaba a su in, mas me coloqué en la puerta esperando salir para ir a los hangares.
avatar
Richard Von Rothschild
Militares NN.UU.

Mensajes : 57
Fecha de inscripción : 08/05/2011

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Entrar por el Hangar no es lo mio (LIBRE)

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.